Vaya, no debiste entrar ahí. Esa familia es la más repugnante que ha habitado nuestra ciudad jamás. Dicen que el que entra ya no logra salir nunca. Ellos te pondrán a prueba, te estrujarán el cerebro y torturarán tu alma pero, puede que tengas una opción de escapar. Se rumorea que les gusta jugar con los intrusos a un juego... muy especial. Trata de vencerles y escapa o, de lo contrario, tendremos que llevar flores a tu familia.